top of page
Hipoteca fija o variable

¿Qué es mejor variable o fija?

La hipoteca fija tiene una tasa de interés constante durante todo el plazo del préstamo, brindando estabilidad en los pagos mensuales. En contraste, la hipoteca variable tiene una tasa de interés que puede cambiar según las condiciones del mercado, lo que puede resultar en pagos mensuales que varían a lo largo del tiempo. La elección entre ambas depende de la preferencia del prestatario por la estabilidad frente al riesgo y la posibilidad de aprovechar potenciales bajadas en las tasas de interés.

Diferencias entre hipoteca fija y variable

  1. Tipo de interés:

    • Hipoteca fija: El tipo de interés permanece constante a lo largo de todo el plazo del préstamo.

    • Hipoteca variable: El tipo de interés está vinculada a un índice de referencia, como la Euríbor, y puede fluctuar a lo largo del tiempo.

  2. Estabilidad de pagos:

    • Hipoteca fija: Ofrece pagos mensuales constantes y predecibles durante todo el período del préstamo.

    • Hipoteca variable: Los pagos mensuales pueden cambiar en respuesta a las fluctuaciones en los tipos de interés, lo que puede hacer que sean menos predecibles y estables a lo largo del tiempo.

  3. Riesgo de interés:

    • Hipoteca fija: No está expuesta al riesgo de aumentos en los tipos de interés del mercado, ya que la tasa está garantizada desde el inicio.

    • Hipoteca variable: Está sujeta al riesgo de aumentos en los tipos de interés, lo que podría resultar en pagos mensuales más altos si los tipos suben.

  4. Planificación financiera:

    • Hipoteca fija: Permite una planificación financiera más sencilla y precisa, ya que los pagos mensuales son constantes y no están sujetos a cambios.

    • Hipoteca variable: Requiere una mayor capacidad de adaptación financiera, ya que los pagos mensuales pueden variar en función de las condiciones del mercado.

  5. Coste total del préstamo:

    • Hipoteca fija: Aunque la tasa de interés inicial puede ser ligeramente más alta que la de una hipoteca variable, ofrece una mayor certeza sobre el coste total del préstamo a lo largo del tiempo.

    • Hipoteca variable: Puede ofrecer tasas de interés más bajas inicialmente, pero el coste total del préstamo puede aumentar si los tipos de interés suben en el futuro.

 

En resumen, la principal diferencia entre una hipoteca fija y una hipoteca variable radica en la estabilidad de los pagos y el riesgo de interés. Mientras que una hipoteca fija ofrece pagos mensuales constantes y protección contra aumentos en los tipos de interés, una hipoteca variable puede ofrecer tasas de interés más bajas inicialmente, pero implica un mayor riesgo de fluctuaciones en los pagos mensuales a lo largo del tiempo. La elección entre una u otra dependerá de las necesidades y preferencias individuales del prestatario, así como de las condiciones del mercado financiero.

bottom of page